Reinos Olvidados

 

.: Menu :.

 

 

.: Debate del mes:.

 

 

.: El Enano Gemebundo :.

Una enorme losa vertical de piedra de unos 4000 pies de alto en la parte occidental de las Montañas Troll en Amn esta cincelada para parecer un enano. Recibe su nombre por el sonido que hace el viento soplando a través de sus ojos y boca huecas, y marca el lugar de una ciudad enana abandonada.

Al menos, ese es el acerbo popular. Lo siguiente es todo lo que se conoce sobre el Enano Gemebundo, si han escuchado sobre él Muchos asumen que este es el lugar de una ciudad enana abandonada, probablemente maldecida por oportunistas monstruos y solitarios fantasmas enanos. Unos pocos se han tomado el tiempo de describir el sonido que hace la imagen: Algunos eruditos de Amn dicen que los vientos gimiendo son el resultado de las diferencia de temperatura entre el aire dentro de las cavernas escondidas debajo de sus ojos y boca abiertos y el aire de fuera. Cuando el aire es más frío en el interior, el aire entra y cuando es más frío en el exterior el aire sale, gimiendo y lloriqueando a través de las estrechas aberturas cinceladas en la cara del enano.

La verdad es que poco más extraña

Descripción general

Considerando el enorme tamaño de la losa vertical en la que la imagen del enano esta cincelada--el relieve mide casi una milla! Frías palabras en una página hacen poco en describir la sorprendente admiración que uno siente cuando se encuentra por primera vez al Enano Gemebundo en persona. El gran yelmo de piedra de la imagen grabada corona la imagen como la corona de un rey, llena de escritura enana olvidada y llena de hoyos donde antiguas gemas debieron brillar una vez.

Los ojos vacíos y la boca son oscuras sombras, pero la trenzada barba alcanza cerca de un centenar de pies, donde sus puntas de piedra se meten en su cinturón. La imagen grabada coge una hacha de dos hojas irrealmente larga en ambas manos, como si estuviese preparado para liberarse de la montaña, sacudirse los escombros residuales de sus hombros y barba y presentar batalla a otro ser tan colosal como él mismo.

Lo siguiente es el acechante sonido que surge de los labios vacíos y los orbes ausentes del relieve. Algunas veces es tan cayado como el susurro de un amante a medianoche, otras veces tan chillón y chirriante como un ciclón aullando sobre una granja, el gemido del enano solo puede ser extraordinario. Una vez se escucha la exhalación del enano, uno vuelve con la sensación de que a duras penas puede ser un sonido que no provenga de una explicación sorprendente.

Exploraciones previas

El destacado explorador Bryam Lancameth de Amn financió una expedición para determinar la verdad detrás del sonido , aunque es probable que también desease liberar cualquier tesoro enano que quedase en la ciudad abandonada en el interior. Muchos saben o han escuchado la Ultima Expedición de Lancameth, auqnue pocos se dan cuenta de que fue dentro de los oscuros caminos detrás de los sombríos ojos del Enano Gemebundo que el Capitán Lancameth y sus compañeros, todos celebridades con todo su derecho, encontraron su final. Ciertamente, la Última Expedición se toma muchas libertades con la realidad de la aventura final; sin embargo, la narración resume la expedición acuradamente con esta frase:

...perdidos, abandonada toda esperanza de volver,

perecieron, sin enterrar y solos

Lo que es conocido es que la última expedición de Lancameth contaba con cinco miembros:

El primer era el Capitán Bryam Lancameth, famoso por sus muchos años de notable servicio en la marina mercante de Amn. Lancameth, un humano joven a pesar de sus cuarenta años, portaba la renombrada Espada mecánica de Veneno

La siguiente era Lady Starthorn, una elfa explorada del Bosque de Yuir de Aglarond. Lady Starthorn era famoso por su voz plateada como por su Arco de la Muerte Negra oscuro como la noche.

Nahir Ebendar, un mediano sinvergüenza de las calles de Athkatla, que nunca estaba lejos de Lancameth, alardeando con bromas e historias. Ebendar de algún modo consiguió la Daga Golpeante de Quar-Shan, una reliquia cuya posesión ponía a Ebendar en constante amenaza de los asesinos enviados desde Calimshan.

Ninguna narración histórica cuenta el verdadero nombre de Perro de Mago. Perro de Mago es el único nombre al que respondía, en cualquier situación, cuando respondía del todo. La causa de la fama de Perro de mago era su herramienta, el Bastón Dentado de Puerta del Infierno. Perro de Mago siempre escondía sus rasgos en una capucha, pero algunos afirman que era un tiefling.

Aunque Lancameth dirigió todas sus expediciones, la piedra de toque del grupo era la Matrona Iremar, una sacerdotisa de Oghma. Versada en casi cualquier circunstancia y preparada para usar magia curativa cuando las cosas se ponían feas, la Matrona Irema también era una esforzada guerrera y portaba la Maza Astral de Explosión, supuestamente un regalo dado por uno de los ángeles de Oghma directamente a sus pías manos.

A pesar de toda su bravura, astucia y suerte los cinco famosos héroes cayeron dentro de las inhóspitas y barridas por el viento cavernas detrás del Enano Gemebundo. Sin importar si la esperanza de Lancameth sobre los tesoros enanos era cierta o simplemente optimismo, es cierto que al menos las peligrosas ruinas detrás de la imagen grabada contienen las poderosas reliquias mágicas que miembro de la expedición llevó consigo hasta su final.

Detrás del Rostro

La presunción de que oportunistas monstruos habitan en las cavidades detrás de la losa esculpida son ciertas. Las grietas sin luz albergan arañas, hongos, limos, e incluso espíritus de enanos.

Sin embargo, en los últimos tiempos, una inusualmente lista tribu de orcos ha colonizado una parte de la montaña vacía. Lo hicieron sólo en parte porque encontraron la entrada al corazón de la ciudad en ruinas que yace más allá de Primera Antecámara protegida por guardianes inmortales puestos para mantener secreto el aireado corazón del Enano Gemebundo.

Después de un conflicto que duró décadas los trolls fueron en su mayoría expulsados, aunque núcleos aún persistentes en las esquinas de la ciudad en ruinas más allá de la Primera Antecámara. También unos pocos fueron capturados por los guardianes inmortales para ponerlos en la Primera Antecámara como una advertencia para el futuro.

Creados expresamente por creadores secretos, los inmortales guardianes en el Enano Gemebundo toman la forma de nagas guardianes. Todas las nagas están fascinadas por el conocimiento, y muchas al final acaban reuniendo un formidable conocimiento sobre rituales y conjuros arcanos, además de poderosos objetos mágicos. Los guardianes en el Enano Gemebundo (cuyo número total es desconocido) están obsesionados con continuar la adquisición de conocimiento mágico y el lugar final donde yace (o su actual portador) de objetos mágicos con historia, objetos legados o reliquias.

Aunque las nagas guardianes en el Enano Gemebundo se consagran fieramente a la tarea para la que se les creó también tienen sed de nuevos conocimientos y no son rápidas en atacar a los intrusos. De hecho, pueden ofrece perdonar la vida de los intrusos si éstos les pueden enseñar un nuevo ritual o conjuro, o si les dan un objeto mágico. Una naga esta obligada por su propia naturaleza a guardar su el secreto o objeto que le fue designado con su propia vida, y por lo tanto nunca negocia el acceso al aireado corazón de la ciudad enana abandonada. Aún así, una puede aceptar permitir a los intrusos volver con vida, especialmente si pueden ofrecer algo digno por su clemencia.

Consiguiendo acceso

A primera vista, aquellos que buscan entrada se encuentra con una escalada vertical a la losa saliente sobre la que el Enano Gemebundo esta grabado. Sin embargo, investigaciones en la parte superior de los montañosos hombros detrás del perfil este del enano revelan terrenos irregulares pero practicables, incluyendo un saliente de roca natural de cinco pies de ancho que se curva alrededor del frente de la losa, a través de las pétreas trenzas de la barba del Enano Gemebundo, a la vacua cavidad de su boca.

Aquí los exploradores se encuentran con sus primeros peligros potenciales. En ocasiones, un viento errático surge desde la boca (y ambos ojos) de la faz pétrea. Cuando esto sucede, todos los objetos y criaturas que no estén clavados a la piedra son succionados o expelidos fuera. Aquellos succionados caen duramente en la Primera Antecámara, donde caen boca abajo y confundidos. Aquellos que son expelidos son enviados en medio del aire, donde se enfrentan a una caída de cerca de 4000 pies a la gorja de piedra debajo de ellos.

Aquellos lo suficientemente afortunados de evitar el aire que surge o los que toman precauciones del aullante viento se encuentra en un ancho túnel circular más allá que los conduce, después de unos cien pies, a la Primera Antecámara.

Primera Antecámara

Detrás de la faz del Enano Gemebundo y más allá de su larga garganta esta la ancha y alta Primer Antecámara. Aquí los cuerpos encadenados de cuatro trolls están empalados a lo largo de las paredes y techos. Completamente enloquecidos por sus largos años de cautiverio, sirven tanto como advertencia para los posibles intrusos como para pasatiempos para la naga guardiana que ha tomada su posición aquí.

La naga guardiana en la Primera Antecámara trata con los recién llegados que entran la cámara, sean trolls, aventureros o enanos reclamando ser un heredero largo tiempo perdido de la ciudad que yace más allá, como se describe más arriba bajo Detrás del Rostro.

La ciudad enana abandonada

Más allá de la Primera Antecámara hay otro túnel, que se abre a una gran brecha en el corazón de la montaña, desde la que emerge el viento o en ocasiones se sumerge. La ciudad enana en ruinas esta cincelada en las rocas en ambos lados de la gran brecha, suspendida. Innumerables puentes, caminos suspendidos y otros caminos de piedra proporcionan acceso de entrada y salida entre las dos mitades, aunque muchos de esos arcos de piedra no son del todo de fiar en su estado actual.

Miles de cámaras vacías yacen dentro de la ciudad abandonada, cuyo nombres es otro de los secretos guardados por las nagas guardianes que patrullan la zona superior de la ciudad. Lastimosos fantasmas enanos, trolls acechantes, nagas guardianes patrullando, los poderosos objetos mágicos portados por Lancameth y su fallecido grupo, y otros secretos son retenidos, no siendo el menor la razón para la constante inhalación y exhalación de aire de algún lugar más profundo...

Fuentes

Dragon 362

 

[Volver]