Dragonlance

 

.: Menu :.

 

 

.: Debate del mes:.

 

 

.: Neraka :.

Descripción e historia

Neraka está situada en un amplio valle, sobre una meseta de las montañas Kalkhist parcialmente rodeada por los volcanes septentrionales de la cordillera de la Muerte; si bien éstos no están activos de manera continua y el más cercano se encuentra a casi diez kilómetros de la antigua ciudad. La historia de Neraka se remonta a la Era de los Sueños, cuando la civilización ogra se instaló en el valle y creó la primera ciudad, a la que llamaron Narakid, de la que no se conservan restos.

Tras la caída de los ogros, la zona se convierte en un emplazamiento humano y se crea una pequeña aldea, cercana a la posterior ubicación de la ciudad. Fue tras el cataclismo cuando comienza a crearse la ciudad tal y como la conocemos. Ciento cuarenta y un años después de la destrucción de Istar, Takhisis ubicó la piedra fundamental (también llamada Piedra Angular) del Templo del Príncipe de los Sacerdotes en el claro de un bosque, en el extremo meridional del valle. Poco a poco, de manera sobrenatural, el templo comenzó a reconstruirse. Dos jóvenes de la aldea cercana, Berem y Jasla, lo encontraron dieciséis años después y tenía ya la apariencia de un santuario en ruinas. Berem extrajo La Joya Verde del templo y propició que su reconstrucción fuera mucho más rápida, pero también más aberrante. No se sabe con seguridad cuando quedó terminado por completo, ni el momento en que el pueblo de Berem fue abandonado ni cuando se estableció el nuevo asentamiento cercano al templo.

La ciudad se construye en torno al Templo de Takhisis. Las necesidades del ejército se trasladan a Sanction y la ciudad, a todas luces insuficientes para ser la base del ejército, queda como el centro religioso de lo que serán los territorios conquistados por los Señores de los Dragones durante la Guerra de la Lanza.

Tras la derrota de la Reina de la Oscuridad durante la guerra de la Lanza, la ciudad es completamente destruida y el Templo de Takhisis estalla en mil pedazos. La misma diosa, en la furia desatada por su caída, lo hizo volar en pedazos. Al explotar las paredes del santuario, enormes bloques de piedra negra cayeron desde el cielo y aplastaron la ciudad. El fuego purificador de los incendios destruyó edificios, mercados, prisiones de esclavos y sus numerosos cuarteles, llenando de ceniza el laberinto de sus tortuosas calles. La zona quedó maldita.

La zona quedó deshabitada hasta después de la guerra de Caos. Tras esta guerra, el consejo de los últimos héroes les otorgan a los Caballeros de Takhisis varias zonas, entre ellas Neraka.

La ambición de Abrena, líder de los Caballeros de Takhisis en esa época, había sido construir una fortaleza para los caballeros negros, al sur de Neraka, cerca de la ubicación del antiguo templo. Hizo que se dibujaran los planos y puso a trabajar cuadrillas en la construcción. Era tal el terror que inspiraba el valle maldito y su espeluznante Canto de los Muertos que las cuadrillas no tardaron en huir. La capital se trasladó a la zona septentrional del valle de Neraka, un lugar que seguía estando demasiado cerca del extremo meridional para que algunos se sintiesen cómodos. A la muerte de Abrena, su sucesor, el Señor de la Noche Targonne, trasladó la capital a Jelek.

Casi setenta años después de la Guerra de la Lanza no quedan apenas rastros de lo que había sido la ciudad. La zona meridional del valle está cubierta de fragmentos del templo, si bien el viento ha arrastrado la ceniza mucho tiempo atrás. En esa parte del valle no crece nada; todo signo de vida ha quedado cubierto por las arremolinadas arenas desde hacía largos años. Sobre las piedras negras, los restos del templo permanecen allí y ofrecen un espectáculo horrendo

Cómo llegar

Neraka está situada en un valle entre las escarpadas montañas Kalkhist, la mejor forma de llegar a la ciudad es hacerlo a través de las calzadas que atraviesan los pasos de montaña, de norte a sur y de este a oeste.

Al oeste de la ciudad tenemos la calzada más importante, que une Neraka con la ciudad de Sanction. Construida en la época de la Guerra de la Lanza, la Calzada de las Treinta Leguas servía de comunicación entre las dos ciudades principales de los Señores de los Dragones.

Otra de las sendas viene desde el norte, y antes de llegar a Neraka pasa por la Morada de los Dioses, un lugar consagrado a los dioses y de difícil acceso.

También desde el norte y bastante más amplia es la calzada que lleva hasta Jelek, ciudad que será sede del Ejercito de los Caballeros de Neraka tras la muerte de Abrena.

Otras dos calzadas menores se dirigen hacia el sur y el este, atravesando las montañas Khalkist pero sin llegar a lugares importantes.

Lugares de interés

En Neraka no había tanto movimiento como en Sanction, ya que sólo era un pueblo construido para satisfacer las necesidades de los servidores del Templo de la Reina de la Oscuridad. Las murallas rodeaban el recinto y las tiendas, tabernas, posadas, burdeles y almacenes levantados a toda prisa para servir a las fuerzas combinadas de los ejércitos de los dragones daban a Neraka la apariencia de una ciudad de rápido crecimiento. La mayoría de las estructuras eran tenderetes o chabolas. A cada uno de los cinco ejércitos de los dragones se le había asignado un sector fuera del recinto amurallado en el que acampar. También había un corral de esclavos y otro dedicado a prisioneros del ejército que cometían faltas leves. A esta zona, exterior a las murallas, se le llamaba ciudad Exterior.

Tras las murallas estaba la Ciudad Interior, a la que se accedía por la Puerta Principal , que era una fortaleza en sí misma. El edificio se alzaba casi 30 metros por encima de las calles circundantes. Las pequeñas puertas al lado de la principal se abrían a un pasillo que recorría toda la longitud del edificio y conducía de la ciudad Interior a la Exterior. La puerta principal estaba cerrada por unas gigantescas puertas de hierro y un rastrillo. La pequeña puerta era el único acceso a la ciudad.

Al traspasar la puerta, nos encontrábamos con el Patio del Emperador . Era una enorme plaza flanqueada por galerías y plataformas de revista. Se utilizaba para desfiles, festivales y otros festejos. Era el inicio del Paseo de la Reina, de modo que la plaza servía como vía de tránsito cuando no era utilizada para otra cosa.

El Paseo de la Reina era la calle principal de la ciudad. Trazaba una espiral desde su arranque, en la Puerta Principal, y daba dos vueltas completas antes de terminar en la plaza del templo. Estaba flanqueado por las murallas de la ciudad a cada lado desde el Patio del Emperador, a fin de permitir el acceso por la puerta principal a la plaza del templo.

Unas puertas de hierro rompían el trazado de las murallas en los tramos alineados con la puerta principal del Patio de la Reina, para tener acceso directo al templo cuando era necesario; otro tanto ocurría con las puertas secundarias de cada sección de los ejércitos de los dragones, por las que se accedía a la espiral exterior de las murallas. Las casas y tenderetes del recinto interior estaban encajonados entre sectores de los muros a lo largo del Paseo de la Reina; otros tantos se desperdigaban por la zona de campamentos del recinto exterior.

Al final del Paseo de la Reina se encontraba el Patio de la Reina , una versión ligeramente más pequeña del Patio del Emperador en cuyo extremo sur estaba la puerta menor que proporcionaba un acceso directo a la Plaza del Templo.

Antes de pasar a describir el templo, hay que señalar la presencia en la ciudad de la Arena de la Muerte , un coliseo dedicado a la diversión de las tropas y ciudadanos de Neraka en el que muchos esclavos eran obligados a luchar a muerte.

También es significativa la presencia sobre la ciudad de dos ciudadelas flotantes , entre estas y la sombra que proyectaba la mole del Templo sumían a la ciudad en una perpetua penumbra aunque fuera de día.

Pero el edificio que da razón a la ciudad, el eje alrededor del cual se construye, visible en kilómetros a la redonda, era el Templo de la Reina de la Oscuridad , el templo renacido de Istar. Se encumbraba en el cielo "cerniéndose sobre la ciudad como un ave carroñera" y sumiendo en sombras a la ciudad tendida a sus pies; dos ciudadelas flotantes permanecían suspendidas sobre el recinto, de manera que interceptaban la escasa luz restante. A pesar de que al principio de su reaparición el templo se manifestó con las líneas del diseño original, su aspecto era "horrible y deforme". Las paredes eran negras, los chapiteles estaban retorcidos y los corredores eran tan tortuosos que fue necesario levantar construcciones anexas para poder habilitar algunos sectores del mismo. Era la estructura más a propósito para recibir a la Reina Oscura.

El Templo constaba al menos de cinco niveles. En la primera planta había una puerta principal para peregrinos y otros visitantes, y otras puertas secundarias para los cinco ejércitos. Cada uno de los cinco sectores era independiente, con su acuartelamiento (dormitorios y almacén) lejos de los tortuosos corredores. Los curvos pasillos estaban bajo la influencia de un hechizo que los hacía parecer rectos. Ello representaba una dificultad para los intrusos, en tanto que servía de ayuda a los que conocían esta peculiaridad. En cada sector, una escalera subía en espiral por el hueco de las restantes torres exteriores y otra escalera recta conducía tanto a los niveles superiores como a los inferiores. La mayoría de estas escaleras se encontraban próximas a la parte exterior de los distintos sectores del ejército. En el área más interna de cada sector había una enorme antesala en la que se alineaban los Estandartes de Regimiento del ejército. Estas antesalas se comunicaban directamente con la estancia principal, situada en el centro del templo: la gran sala de audiencias.

El segundo nivel del templo apenas guardaba relación con el primero. El sector norte, aquí como en la primera planta, estaba dedicado al culto a Takhisis, con una abadía, un archivo y otras dependencias utilizadas por los clérigos oscuros. La situación de los sectores asignada a la elite, con su equipamiento de salas de trabajo, alojamientos de oficiales, salas de consejo, un salón de baile, tesorería y un balcón.

Cada Señor del Dragón tenia un acceso directo a la sala de audiencias, que conducía directamente a unas plataformas de tres metros de altura en las que se sentaban los mandatarios durante el consejo. Desde la pared norte, un angosto puente rocoso se unía con otra plataforma, algo más alta que las restantes, que se alzaba en el centro de la sala: La Puerta de Takhisis. Sin embargo, la Reina Oscura no se encontraba allí, ya que no podía entrar en el mundo plenamente. Su presencia se advertía como una densa penumbra en el nicho situado sobre el de Ariakas, de cara al acceso sobrenatural. El techo abovedado de la vasta cámara se encumbraba casi treinta metros, dejando espacio para que los dragones se posaran en unos nichos abiertos en lo alto de las paredes.

La torre central y sus seis chapiteles exteriores se alzaban sobre la cúpula de la sala de audiencias. En ellos estaban situados los aposentos de los Cinco Señores de los Dragones, así como un sexto que se conectaba con el sector clerical del templo. A pesar del efecto ilusorio creado por el suelo en el centro del nivel de la torre, que daba la impresión de estar comunicado con los alojamientos, no existía tal conexión física; de hecho, el centro se abría a la parte alta de la cúpula de la sala de audiencias. El único modo de acceder a estos alojamientos era remontando la escalera en forma de espiral de cada torre exterior correspondiente a cada sector del ejército, en la primera planta. Tres de estos chapiteles continuaban ascendiendo hacia el nivel superior de la torre central, que estaba guardada por Gorzaug, un sicario predilecto de Takhisis.

El nivel de mazmorras había sido excavado en los cimientos rocosos del templo, pero comprendía mucho más que los calabozos y las correspondientes cámaras de la muerte y sala de guardia. En este nivel subterráneo, cada sector del ejército disponía de una armería, sala de entrenamiento, cocina y almacén de vituallas. Los clérigos tenían dos dependencias: la Abadía Oscura y el Obrador Arcano . También había una serie de cavernas ajardinadas que conducían a los aposentos dispuestos en previsión del advenimiento definitivo de la Reina Oscura.

Los calabozos se situaban al norte y al sur de la sala de guardia. Una maciza reja de hierro separaba el corredor, que discurría hacia el norte, del otro sector. Un corredor iba hacia el este, y se convertía más adelante en un largo túnel que ascendía de manera gradual, sin celdas ni intersecciones con otros pasillos y terminaba en unas puertas cerradas a cal y canto. Al sur los corredores daban a las celdas. El pasillo norte era distinto, no tenía intersecciones. Después de pasar ante una larga hilera de calabozos, se estrechaba en un túnel que descendía en espiral hasta alcanzar gran profundidad y llegaba a una pequeña cámara, que era otra sala de guardia. Al otro lado de un intrincado arco de piedra, había una caverna natural excavada por las aguas de una corriente subterránea. Treinta metros más adelante, donde el arroyo trazaba una curva, se encontraba la Piedra Fundamental . Cuando Berem llegó a ella, Takhisis fue expulsada de Krynn y el templo explotó.

Ahora del templo sólo quedan ruinas, piedras negras que son fragmentos de los muros del templo se reparten por la zona en la que una vez estuvo la ciudad.

Tal vez debido a la fuerza de la explosión, la piedra negra que formaba los muros exteriores del templo ha adquirido una estructura cristalina, de modo que los grandes fragmentos que sobresalen de la arena no son ásperos ni irregulares. Por el contrario, sus caras son suaves, con planos claramente definidos que culminan en puntas facetadas. Su aspecto es el de grandes cristales de cuarzo negro emergiendo de la arena gris hasta una altura cuatro veces superior a la de un hombre. Ese supuesto hombre puede ver su reflejo en las brillantes y negras facetas; una imagen distorsionada, deforme y, sin embargo, completamente reconocible como el reflejo de sí mismo.

Donde alojarse

Las posadas de la ciudad son casi todas destartalados edificios de madera de aspecto gastado y barato. El nombre suele reflejar a menudo el color del distrito donde se encuentra el establecimiento y los precios suelen estar inflados. De todas formas, nombraremos algunas posadas conocidas

El Ojo del Dragón. Local donde prohíben la entrada a goblins y draconianos, aunque no por eso la clientela es selecta.

El Escudo Roto . En esta posada, su dueño, Talent Orrente, cuida de mantener mejor clientela.

Taberna del Pelaje del Troll , situada en el distrito verde, también es más recomendable que los demás por su clientela.

Curiosidades

Tras la derrota de Takhisis, se comenzó a llamar al valle de Neraka con el nombre enano de Gamshinoch “Canto de Muerte”. Esto es debido al sonido que hace el viento al pasar entre las ruinas del templo. Es un cántico espeluznante, terrible, cuya letra no llega a entenderse en ningún momento y que parece un lamento.

 

Por Raelana

 

[Volver]